Buscar
  • Iván Barrera

¿Cómo le dices "Tu gran idea no sirve para un carajo"​?




Cuando tengas que elegir entre la idea genial y la pequeña idea, pero alineada a la estrategia, elige a David y no a Goliat.


Los líderes de las empresas se han dado cuenta (por fin) que la innovación se debe tomar muy en serio en estos tiempos y lo que bienintencionadamente hacen al respecto es “motivar” a sus equipos a dar ideas:


1.Hagamos un buzón de ideas para que todo el personal aporte

Resultado posible: Un montón de ocurrencias (sin forma y/o fondo), quejas y/o una gran idea poco viable o que simplemente jamás se ejecuta.


2. Hagamos unos premios a la innovación

Resultado posible: De 100; una idea ganadora y 99 perdedoras; que se quedan con la sensación de “mi idea era mejor que la que ganó, yo no se para que piden ideas que no van a escuchar o para qué simulan un concurso si ya tienen la idea ganadora previamente…”


3. Hagamos un comité donde los directores sean el jurado

Resultado posible: Presentan la idea ante los jefes de la tribu y los jefes dejan clara su omnisciencia con preguntas como ¿Donde esta el ROI? Y el pobre coordinador de sistemas que presenta la idea con mucha ilusión contesta temeroso “El ROI no esta en nuestro equipo señor”… 


4. Hagamos una lluvia de ideas.

Resultado posible: La mejor idea la tiene generalmente el jefe, esto no es casualidad. ¿Equipo les gusta esta idea para ventas o la ven mas bien para contabilidad? Si ¿Si, qué? Si señor (Dramatización) Resultado de esos intentos; “bueno lo intentamos, veamos mejor que está haciendo la competencia o apostemos por nuevas tecnologías”. 


¿Por qué pasa esto con tanta frecuencia? Porque como líderes pasamos por alto muchas cosas, pero principalmente una; pedimos a los equipos ideas en general y no en particular. Entonces la gente empieza a darnos ideas tipo: “Home office para todos”, “Vacaciones ilimitadas como Google (lo haya hecho Google o no)”, “Sección de cubículos de fumadores”, o grandes ideas como “Cambiemos todo nuestro parque vehicular por vehículos eléctricos”, etc.  La gente tiene un punto de vista privilegiado que quizá no estamos sabiendo extraer porque estamos pidiendo “nuevas ideas” sin mayor información ni mayor rigor que “dame nuevas ideas”, en lugar de pedir específicamente “dame 3 diferentes soluciones para este asunto en particular del área”.


La clave para contar con ideas que muevan la aguja del negocio por parte de nuestros colaboradores y que agreguen valor es precisamente esa, identificar cuál idea está alineada a la cadena de valor ¿Cuál le aporta a “x” KPI? no buscar la mejor o la peor idea sino la pequeña aportación que suma a la gran estrategia global.


Y una de mis preguntas favoritas para buscar innovación sobre un asunto específico es: ¿De qué otra forma podría…? No porque la forma en que lo estés haciendo hoy esté mal (de cualquier manera difícilmente muchos lideres lo aceptarían) sino simplemente por que deben existir otras maneras menos exploradas y por lo tanto mas sorprendentes. 

Ahora ve, reúne a tu equipo y por en práctica esta técnica: 

“Señoras y señores hemos venido haciendo esto (planteas una situación valiosa, es decir previamente alineada a algún indicador) de esta manera durante x tiempo dado este resultado, quisiera explorar con ustedes durante los siguientes 10 min ¿De qué otras formas podríamos__________________________?” 


Te darás cuenta, entonces, que la aportación de la gente es realmente buena cuando está bien dirigida en lugar de desbordada. Pasarás con tu equipo del mundo de las ocurrencias (o hipo mental) al mundo de las ideas valiosas.


#TodosSomosCreativos

16 vistas

Tel: 55.45332523

contacto@chipichape.tv

CONTACTO